Nos hemos trasladado

Los contenidos de este blog ahora se publican en
"el bolo de la paciencia"
http://jrlagunilla.blogspot.com/

viernes, 2 de abril de 2010

Munilla la Semana Santa palentina y Bisbal

"¿Verdad que nadie desearía convertirse en estatua de sal, indiferente a lo que simbolizan y pregonan los pasos de la Semana Santa? Ahí estamos. Cristo prefiere voluntarios que se impliquen y compliquen. Sobran turistas mirones. No andamos sobrados de coherencias y compromisos. Mirar para ver, y ver para contemplar desde dentro. Desde el corazón de un Dios que se compadece de la humanidad padeciendo con ella."
Del Programa Oficial Semana Santa palentina 2010
José Ignacio Munilla
Obispo de San Sebastián
Administrador Apostólico de Palencia.
Respeto y soporto con estoica dignidad las procesiones de la semana santa palentina. Cada año compruebo con asombrada admiración como una confesión religiosa, según la jerarquía de la misma "perseguida y maltratada injustamente en la España laicista y desacralizada de hoy en día", invade los espacios públicos de calles y plazas, y complica a todos, creyentes y no creyentes, su vida y desplazamientos (no debemos olvidar que hay personas que tienen la "suerte" de trabajar también esos días).
Compruebo también como cada año más turistas se acercan a nuestra ciudad para contemplar, supongo, el valor artístico de los pasos y la estética "austera y sobria" de los desfiles procesionales, gracias, sin duda a la promoción que de esta celebración se hace desde las instituciones públicas y privadas.
¡Me alegro por el sector de hostelería y por Palencia en general!
Mis intentos por evitar las procesiones, las más de las veces estériles, iban funcionando más o menos bien, hasta que ayer, jueves por la tarde, fracasaron totalmente, y se cruzó en mi camino el correspondiente "desfile procesional".
Entre algunos pasos que ya conocía y de un valor artístico e histórico más o menos aceptable, descubro con horror tres o cuatro, ya no recuerdo, que me resultaron como mínimo "chocantes". Alguno de ellos eran fácilmente identificables por su iconografía. Pero hubo uno que me dejó descolocado, pues juro que, en un primer momento, me recordó a David Bisbal. El "ninot" porque no se le puede llamar otra cosa, representa a un jovenzuelo imberbe y con rubios ricitos, que lleva una copa en la mano.
Y es aquí, dónde al intentar averiguar a través de internet de quién se trataba, me he topado con la introducción de Mons. Munilla al Programa Oficial de la Semana santa Palentina 2010, uno de cuyos párrafos reproduzco al inicio de este artículo.
En dicho saludo, después de meter con calzador una cita al desastre de Hití, supongo que para "lavar" su conciencia después de las barbaridades que en su día soltó el Obispo de San Sebastián, dice que "sobran turistas mirones"
¡Muy bueno Monseñor!
Todas las instituciones, incluida las cofradías luchando por que vengan los turistas, y su reverencia, no los quiere.