Nos hemos trasladado

Los contenidos de este blog ahora se publican en
"el bolo de la paciencia"
http://jrlagunilla.blogspot.com/

martes, 9 de diciembre de 2008

Las perlas del Delegado Diocesano de Enseñanza de Palencia

No me podía creer las "reflexiones" del Delegado Diocesano de Enseñanza del Obispado de Palencia, Dionisio Antolín, publicadas en la edición de hoy de El Norte de Castilla.
La entrevista completa, y el suelto que la acompaña, no tienen desperdicio. El titular, extraido de una frase literal de la entrevista, es para ponerse a temblar: "Es preocupante que los padres tengan que protegerse de la educación que los maestros dan a sus hijos". Este buen señor ¿es el delegado diocesano de enseñanza? ¿tiene alguna idea de lo que está hablando? ¿A qué maestros se refiere, a los de la escuela pública o a los de la concertada, generalmente en manos de comunidades religiosas? Sepa Sr. Delegado, que los maestros y profesores que ejercemos en la escuela pública, lo hacemos ni colocados a dedo ni por haber obtenido el "nihil obstat" de ningún cargo o institución, sino después de haber hecho una carrera y, lo que es más importantes, después de haber aprobado una oposición en la que han concurrido el mérito, la capacidad y la publicidad. En castellano y para entendernos: cada maestro y profesor es "de un padre y de una madre" y no existe entre nosotros la más mínima uniformidad ideológica y/o confesional. Muy al contrario que en la concertada-religiosa-cristiana. ¿O existe en Palencia alguna otra escuela concertada no cristiana?
Ahora la Iglesia católica (sí, sí, la de la Inquisición y los Autos de Fe) sale como defensora de la libertad de conciencia, del debate y del pluralismo. ¡Más vale tarde que nunca! pero permítame que no me lo crea.
En otra parte de su "reflexión" pretende D. Dionisio que se pueda elegir entre Religión y Educación para la Ciudadanía: "Por una parte, se reivindica que la escuela tenga capacidad crítica y se habla de la libertad de la persona, y por otra parte, no se permita que uno elija Religión o Educación para la Ciudadanía". ¡No nos lie, Sr. Delegado! La ley actual permite elegir entre formación religiosa o no; y entre formación religiosa confesional o Historia de las religiones. La asignatura de Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos, nombre completo de la materia, es una materia curricular, con el mismo rango que las Matemáticas o la Educación Física y, le guste o no al Sr. Delegado o al Obispo, ha sido establecida como tal por quien tiene la potestad legal para hacerlo: el Parlamento español que, según la Constitución española vigente, representa al pueblo español que es en quien reside la soberanía nacional (artículos1.2 y 66.1 y 2 de la CE). Puede ser que el Delegado de Enseñanza del Obispado de Palencia no quiera que traslademos a nuestros jóvenes los valores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los valores cívicos y ciudadanos en los que se sustenta la convivencia en los paises de nuestro ámbito cultural. Puede ser también que la Iglesia Católica pretenda tener la exclusiva de los valores humanos y cívicos, quiera segir siendo la que expida los "certificados de buena conducta", como hizo en españa hasta época no muy lejanas, pero afortunadamente ya olvidades e imposibles de regresar.
Para terminar, y por no alargarme demasiado, dos "pildoras" más:"es una asignatura (educación para la ciudadanía) no querida por los alumnos ni por los padres". ¿Qién se lo ha dicho? ¿Los padres, los alumnos, los profesores?
"Eso va a ir adelante porque aunque el Constitucional no diera la razón a los padres, el recurso en el Tribunal Europeo lo tienen ganado". ¡Ya salió! La jerarquía eclesiástica siempre en poder de la "verdad".¡Como se les ve el plumero! ¡Qué nostalgia, verdad D. Dionisio! Aquellas épocas, ya pasadas por suerte, en las que sus "jefes" decidían sobre el bien y el mal, sobre lo justo o lo injusto, sobre lo permitido o lo no permitido.
En fín Sr. Delegado, esa certeza en el fallo del Constitucional y del Tribunal Europeo (sic), ¿es una verdad revelada? Si es así, ahorrémonos tiempo y dinero y hágase la voluntad de Vds., como por desgracia para la humanidad ha sido durante demasiados años.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Absolutamente impresentable. Estoy de acuerdo con tu opinión, aunque en algunos aspectos te pasas un poco.

Pedro L dijo...

Si Zapatero no les hubiese subido la aportación del dinero de todos, otro gallo nos cantaría. Estos son insaciables, cuanto más les das, más quieren.
Yo voy a objetar los impuestos pues no quiero que mi dinero se dedique a pagar a los curas.

Mª Rosa L dijo...

Ninguna creencia religiosa puede ser tratada como una asignatura. Los creyentes, o por lo menos algunos creyentes, pensamos que la educación en una determinada confesión religiosa, es cosa de la familia y de los miembros de esa confesión, y no debe tener el tratamiento de materia curricular en ningún nivel de la educación.
¿Cómo se puede examinar y evaluar la Fe?

Anónimo dijo...

Soy maestro y me he quedado de piedra al leer las palabras del Delegado de enseñanza.Este señor o tiene mala idea o no sabe de lo que habla. Estoy de acuedo contigo en que los amestros somos de muy variadas ideologias y creencias y no se puede decir lo que dice este señor.